Historia y evolución del puerto pesquero de Barbate

En Barbate aún se recuerda la tragedia que les aconteció en 1960 cuando el pesquero Joven Alonso se hundió en el Cabo de Espartel donde perecieron los 39 tripulantes que se encontraban en la embarcación. Dentro del recinto portuario se les recuerda con “un monolito (…). Así mismo podemos encontrar en sus inmediaciones uno de los antiguos marcos de la almadraba, que se usaban para el posicionamiento de esta pesquería –otro ejemplar de este elemento subsiste en Zahara de los Atunes, en las proximidades de las ruinas de su real.


Vista aérea del Puerto de Barbate
  • Título: Vista aérea del Puerto de Barbate
  • Lugar: Barbate, Cádiz
  • Fecha: 1960
  • Autor: Desconocido
  • Origen: Desconocido
  • Descripción:

    Fuentes: Barbate, puertos de interés pesquero (transcripción)

Comentario

El espacio urbano que mejor conserva testimonios del pasado pesquero de Barbate es sin duda El Chinar, en el entorno del puerto viejo. Allí destaca sobremanera el edificio, rehabilitado en 2011 e inscrito en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía (2001), de la antigua lonja de pescado (1943), obra del arquitecto Casto Fernández-Shaw. Su diseño reproduce el perfil de un barco con distintos elementos formales que recrean el mundo náutico, lo que hizo que se convirtiera en icono del empuje industrial y comercial de la localidad (…). A la espalda de este conjunto de instalaciones y en el frente costero se sitúa, en un estado ruinoso, la edificación privada de Serafín Romeu, Conde de Barbate, que se levantó en la primera década del siglo XX. Es el denominado “chalé”, desde cuya planta superior se establecía comunicación visual con las lanchas de la almadraba para conocer la cantidad de atunes que habría que trabajar en La Chanca.

En la margen izquierda, en el núcleo denominado San Paulino, y donde también habitaron almadraberos de temporada entre finales del s. XIX y principios del XX, se sitúan talleres de carpintería de las lanchas de la almadraba. A sus espaldas quedan los restos de las antiguas salinas, de donde se extraía la sal para las salazones de la poderosa industria local. Desde El Chinar, y en paralelo al río, todavía se pueden observar las naves de algunas de las fábricas de conserva ya desmanteladas. Por último, subsisten un varadero y un taller de carpintería de ribera, como testigos de lo que fue el esplendor del puerto de Barbate (…).

Autor/a: Marta Roca Camino 

2º Grado de Gestión Cultural - Historia del Mundo Contemporáneo 

Prof: Francisco Contreras