Cultura y diversión vienen de la mano: el carnaval de Isla Cristina

 

El carnaval es una fiesta que se lleva celebrando en la Península Ibérica desde la Edad Media pero del Carnaval de Isla Cristina sólo se tiene constancia documental del primer tercio del siglo XIX pero seguramente ya se celebraba en el siglo XVIII. En los países cristianos el carnaval se celebra inmediatamente antes de la cuaresma, la gente se suele disfrazar y sale a la calle mientras se celebran fiestas y se entonan canciones populares. Lo más característico del carnaval es ese descontrol autorizado que permite desafiar el status quo antes de volver al estricto rigor social durante la cuaresma. Es por ello muy común que la gente al disfrazarse intercambie sus géneros o se permiten obscenidades en la vida pública.

 

 

Carnavaleros disfrazados
  • Título: Carnavaleros disfrazados
  • Lugar: Isla Cristina (Huelva)
  • Fecha: Inicios del siglo XX
  • Autor: Desconocido
  • Origen: Colección privada

Comentario

 

El Carnaval de Isla Cristina es uno de los más importantes a nivel nacional, detrás del de Cádiz y el de Santa Cruz de Tenerife. Tanto es así que fue declarado Fiesta de Interés Turístico de Andalucía en 2010. Tiene una duración aproximadamente de entre dos semanas y tres semanas, comenzando en los últimos días de febrero o en los primeros de marzo y finalizando el miércoles de Ceniza, primer día de la cuaresma cristiana y día en el que también se procede al entierro de la sardina, un acto simbólico en el que se quema una sardina artificial para volver al orden establecido tras el desenfreno del carnaval.

 

Es muy característica la competición de comparsistas o de chirigotas en el teatro de la localidad (Teatro Gran Vía antiguamente), grupos de cantores cantan canciones populares y compiten entre ellos hasta ser elegido un grupo ganador. Es posible que los miembros de la foto sean un grupo de chirigotas. Tras esto, se procede a las cabalgatas en la calle, la gente sale disfrazada y desfilan junto con carrozas y se celebran fiestas nocturnas. El último día, el del entierro de la sardina, la gente se viste como lo harían en un funeral para despedir la fiesta y dar la bienvenida de nuevo a la cotidianidad.

 

Autor/a: David Martín Vargas

3º grado de Historia - Historia Contemporánea Universal 

Prof: Francisco Contreras